Análisis

Ni un documental ni una biopic, simplemente «Selena: la serie»

De la mano de Netflix, la familia Quintanilla te abre las puertas a su intimidad y te invita a un viaje mágico al que difícilmente le quiera decir adiós.

El gran problema de las series o pelis biográficas es que son un poco tendenciosas. No es que no cuentan la verdad, pero hablan de una persona, o varias, desde las experiencias y desde la perspectiva de quién lo vivió y lo cuenta. Y no siempre coincide con las de otros.

Por ejemplo, de Amy Winehouse se hicieron una bocha de documentales y según a quién entrevistaban, la historia era otra, los culpables eran otros y el desenlace fatal no necesariamente se daría.

Lo interesante de este tipo de contenidos es que podés jugar a ser detective por un rato, dejar volar tu imaginación y atar cabos para sacar tus propias conclusiones. El caso de Selena: la serie, es todo lo contrario.

Pareciera está pensada para que adores a cada persona que fue parte de la vida de la estrella tropical. Guiada por su propia hermana y parte de la banda, Suzette Quintanilla, la biopic te invita a conocer la intimidad de una familia sencilla, laburadora y querible, a la que se le desmoronó el mundo por una injusticia.

El recorrido arranca con el sueño de Abraham. El creía que las herramientas a mano eran muy pocas, pero un día escuchó a su pequeña cantar y ahí la fantasía se materializó. Con lo único que tenían, el talento, comenzaron a recorrer pueblos, bares y bodas.

Prácticamente gracias al boca en boca, Selena se transformó en un ídolo. La banda creció, los pueblos pasaron a ser ciudades y los bares estadios. Selena no era un mito urbano, sino una estrella tropical.

Selena: La serie

Contrariamente a casos como de los Winehouse, la serie es muy fiel a la película que protagonizó Jennifer López en 1997, aunque personalmente me quedo con la producción de Netflix. Capítulo a capítulo te hacer ser parte de los quilombos, las peleas, el amor por la música y el respeto de los Quintanilla, como si fueras uno más de ellos.

No voy a mentir. Me hizo un poco de ruido lo “románticas” que son algunas situaciones. Pero lo más interesante es que todavía tenemos la chance del derecho a réplica: la Internet está rodeada de entrevistas a cada uno de esos personajes que en verdad existen. Y sí, probablemente sean tan buenos como en la serie. Tan queribles y tan trasparentes.

No importa que tanto conozcas la historia de Selena, ni tampoco que tanto te importe. En lo que respecta a biopics es mi favorita porque está bien lograda. Es colorida y súper llevadera. Y lo más importante: es verídica.

Author Details
Lic. En Periodismo, apasionada por contar buenas historias. Seguime en las redes.

Deja un comentario

instagram default popup image round
Follow Me
502k 100k 3 month ago
Share