Análisis

Hawkeye: decile no al clásico navideño

Adrenalina, traición y un mensaje más que claro: los superhéroes son personas, pero primero héroes.

Kate Bishop. Una piba con plata que reniega de su condición, que se manda alguna que otra macana y, sin querer queriendo, termina metida en un lío tremendo. Ahí arranca una historia de violencia, acción y adrenalina, panorama ideal para disfrutar de una buena miniserie.

El drama en el que está metida es tan grande que Clint Barton, quien pensaba pasar una linda Navidad con sus hijos, quedó pegado. Y ahora no le queda otra que hacerse cargo de quién es, tomar las riendas del problema e intentar salvar a una jovencita inocente que recién conoce, con todo lo que eso significa para él.

Y si. Al principio la serie no es tan tan llamativa. Una flaca talentosa con el arco y flecha que por cosas de la vida conoció a su máximo ídolo de Los Vengadores y ahora intenta copiarlo. La embarra y bueno… ocurren todas las escenas de acción dignas de estos estudios. Si no te gusta el mundo Marvel probablemente no termines el primer capítulo; ahora, si sos aunque sea medio fan y estás pensado en sacarla, AGUANTÁ.

Kate Bishop

Con el correr de los capítulos la cosa se pone seria. Empiezan a caer personajes RE claves, el papel de Clint se desmorona y la historia va tomando forma. Mientras su intento de dejar atrás a Hawkeye y rehacer su vida está cada vez más lejos, los fanáticos nos preparamos para poner más pochoclos en el microondas.

Si hay algo que me encanta hacer es humanizar a Marvel. Es que hay tantos mensajes ocultos que sería injusto limitarme a hablar sobre efectos especiales y tramas salvajes. Y también medio al cuete, si estamos todos de acuerdo en que son increíbles.

En esta serie de seis capítulos, que dicho sea de paso tendrá otra temporada, queda claro que los superhéroes también sienten, también lloran. También tiene seres queridos y pasados que duelen. Pero por sobre todo, queda claro que los héroes son héroes. Y uno, por más que quiera, de eso no puede escapar.

Hawkeye y Kate Bishop 2

Otro mensaje claro que deja es que para ser un héroe no es necesario tener superpoderes… sino de aferrarse a esa responsabilidad tan grande que, sin querer queriendo, un día tocó y hacerle honor al lema: “Esto es lo que los superhéroes hacen”. Es que pesar del dolor que puedan provocar a sus familias y en sí mismos, su máximo desafío es obedecerlo.

Aunque Hawkeye no suena a clásico navideño, es el clásico más clásico de todos. Porque de superhéroes como Clint y Kate estamos rodeados. Y más en Noche Buena y Navidad. Médicos, enfermeros, Policías y bomberos. Todos héroes listos para cuidarnos mientras nosotros, tranquilos y resguardados, brindamos en familia.

Todos héroes que conviven con el dolor de dejar a sus seres queridos en una fecha tan especial, muchos de ellos poniendo en riesgo su vida. Navidades inciertas, tristes. Promesas sin cumplir y voces quebradas por la decepción. Panoramas que existen mires donde mires. Y que duelen.

Más allá de escenas estrafalarias y de cumplir con las expectativas de fanáticos exigente, Hawkeye se trata, también, un poco de esto…

Author Details
Lic. En Periodismo, apasionada por contar buenas historias. Seguime en las redes.

Deja un comentario

instagram default popup image round
Follow Me
502k 100k 3 month ago
Share